Guía para emprendedores: Para qué sirve el flujo de caja

Guía para emprendedores: Para qué sirve el flujo de caja

Quizá no estés al tanto de la influencia del flujo de efectivo en el crecimiento y la sostenibilidad de tu empresa a largo plazo. ¡Pero eso cambia hoy! Sigue leyendo y descubre todo lo que necesitas saber sobre el flujo de caja.

¿Alguna vez te has preguntado para qué sirve el flujo de caja o cash flow? Muchos empresarios desconocen su importancia y pasan por alto este indicador clave para controlar la estabilidad financiera de su negocio.

Ciertamente, el flujo de efectivo es fundamental para cualquier empresa, ya sea una pyme o una gran corporación. De hecho, no supervisar las entradas y salidas de dinero puede llevar a la quiebra. Por el contrario, gestionarlo de manera efectiva te permitirá proyectarte hacia el futuro.

Si todavía te preguntas para qué sirve el flujo de efectivo, es porque no tienes claro hacia dónde va el dinero de tu empresa. ¡Es imprescindible averiguarlo!

Por ello, en esta guía te ofrecemos un resumen de todo lo que necesitas saber sobre el flujo de efectivo. Además, te mostramos cómo utilizar el módulo de caja de Senda POS para facilitar el control de tu tesorería.

Aprenderás lo siguiente:

  • ¿Qué es el flujo de efectivo?
  • Tipos de flujo de efectivo.
  • ¿Para qué sirve el flujo de efectivo?
  • ¿Cómo calcular el flujo de efectivo?
  • Simplifica tu caja con un sistema de punto de venta
  • ¿Cómo gestionar tu caja de forma más sencilla con Senda?
  • ¿Cómo visualizar mis informes de ventas en Senda?

¿Qué es el flujo de efectivo?Imagina que deseas adquirir una costosa máquina de café para tu restaurante. ¿La comprarías sin pensarlo? ¡No deberías! Antes, necesitas conocer el estado del flujo de efectivo. Esto se debe a que el flujo de caja es la cantidad neta de dinero que entra y sale de un negocio en un período de tiempo determinado.

Es recomendable llevar un control del flujo de efectivo con una frecuencia trimestral, aunque también puede ser semestral o anual.

Por lo tanto, tener este tipo de control te permite conocer la liquidez de tu empresa, tomar decisiones acertadas o determinar si un proyecto es viable.

Por ejemplo, puede que en cierto momento no sea conveniente adquirir la máquina de café. En su lugar, el dinero debería destinarse al pago de facturas, servicios, impuestos, alquiler, etc.

Es decir, el flujo de caja sirve para conocer la salud financiera de tu negocio. Si el flujo de efectivo es positivo, puedes pagar, invertir y crecer. Cuando el flujo de efectivo es negativo, los egresos superan a las ganancias, lo que dificulta la continuidad de las operaciones.

Tipos de flujo de caja

  • Flujo de caja operativo (FCO): Es el dinero que entra y sale por las actividades del negocio. Las entradas de efectivo incluyen las ventas de productos o la prestación de servicios, mientras que las salidas de efectivo comprenden gastos como salarios o pagos a proveedores.
  • Flujo de caja de inversión (FCI): Son las salidas y entradas de dinero que realiza el negocio por inversiones en algo que proporciona un beneficio futuro, como maquinaria y equipos electrónicos.
  • Flujo de caja financiero (FCF): Es el generado por la actividad financiera del negocio. Las entradas de efectivo pueden incluir el cobro por la emisión de acciones o deuda, mientras que las salidas comprenden el reembolso de préstamos o bonos, recompra de acciones o pago de dividendos.

Lograr el equilibrio financiero es el mayor desafío de un negocio, especialmente cuando estás emprendiendo. Justamente aquí radica la importancia del flujo de caja para una empresa. Es decir, el flujo de efectivo sirve para:

  • Tener una visión sobre la viabilidad de tu negocio: Te permite saber si tu empresa es rentable o no, según si tienes un flujo de efectivo negativo o positivo. Del mismo modo, puedes aplicarlo para determinar si un producto o servicio nuevo está siendo efectivo.
  • Controlar el dinero de tu negocio: Obtienes una visión completa de los ingresos y egresos de tu empresa. Así, sabes si puedes cumplir con tus obligaciones financieras fijas y conoces con precisión los fondos disponibles.
  • Realizar auditorías: Puedes detectar, por ejemplo, la fecha exacta en que ocurrió un desajuste en la relación ingresos-egresos.
  • Anticiparse a futuros déficits o superávit de efectivo: De esta manera, puedes evitar problemas de liquidez, identificar riesgos financieros con anticipación y tomar medidas a tiempo optando por financiamiento o crédito.
  • Tomar decisiones financieras informadas: Te permite planificar tus recursos de la forma más óptima para alcanzar metas a corto, mediano o largo plazo.
  • Respaldar a tu negocio ante socios o prestamistas: Es una base sólida para demostrar que tienes un negocio solvente y poder solicitar créditos o buscar nuevos inversores.
  1. Reúne la información de tus ingresos y egresos, que debe estar en los libros contables.
  2. Lleva la información a una tabla que refleje el período de tiempo, los egresos y los ingresos.
  3. Aplica la fórmula del flujo de efectivo.
  • Beneficio neto: Es la diferencia entre ingresos y egresos en un período determinado.
  • Amortización: Es la disminución de valor que experimenta un activo o pasivo.

– Activos: Son los bienes que posees.

– Pasivos: Son las deudas o pagos pendientes.

  • Provisiones: Son los pasivos que permiten reservar una cierta cantidad de recursos para una obligación de pago prevista en el futuro.
  • Cuentas por pagar: Es la cantidad de dinero que debes.
  • Cuentas por cobrar: Es la cantidad de dinero que vas a recibir o que otros te deben.

Si bien puedes llevar un seguimiento de tu flujo de efectivo mediante fórmulas, con Senda automatizas la administración financiera y ahorras tiempo.

Entre otras funciones, Senda te permite registrar cada ingreso y salida de dinero mediante boletas, facturas, notas de crédito, y más.

El punto de venta es el centro neurálgico donde se gestionan todas las transacciones comerciales. Desde aquí puedes:

  • Realizar ventas.
  • Abrir y cerrar caja.
  • Emitir boletas, facturas, notas de venta, notas de crédito.
  • Monitorizar los movimientos de caja (entradas/salidas de dinero).
  • Acceder al historial de ventas y estadísticas.

Antes de revisar tu flujo de efectivo, es crucial que todas tus ventas pasen por el módulo de caja de Senda.

  1. Ingresa al sistema con tu correo y contraseña, haz clic en «Punto de venta» y luego en «Caja».
  2. Usa la barra de búsqueda en la parte superior para encontrar rápidamente los productos que el cliente está buscando.
  3. En el carrito de compras, tienes la opción de «Agregar clientes». Haz clic, ingresa su número de documento (RUC, DNI, CE) y sus datos aparecerán automáticamente.
  4. Luego, haz clic en «cobrar» y se generará el comprobante electrónico, que puedes cambiar por una nota de venta si lo deseas.
  5. Selecciona la forma de pago: efectivo, tarjeta, transferencia, Yape, Plin u otras opciones personalizadas.
  6. Revisa el resumen de la venta. Imprime el comprobante físico o ingresa el correo electrónico del cliente para enviarlo en formato digital o en ambos formatos.

Selecciona el módulo «Reportes». Todos tus informes se mostrarán automáticamente en una lista.

Senda ofrece dos tipos de informes:

  • Resumen de ventas
  • Reporte de productos
  • Reporte de cajas
  • Reporte de stock 

Haz clic en el tipo de informe que necesitas y tendrás acceso instantáneo.

  • Los informes de ventas muestran el total de las ventas, detalles por períodos definidos y desgloses por cada comprobante.

Podrás elegir el formato de reporte que necesitas. Repite el proceso y ¡listo! Obtén tus informes detallados rápidamente en formato Excel.

Como puedes ver, con el módulo de caja de Senda puedes mantener un registro diario y en tiempo real de tus ingresos y egresos. Esto te permite tener un control preciso del flujo de efectivo, lo que contribuye a la estabilidad financiera de tu negocio.



Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?